Estrategia 2030: Construyendo el futuro

por María Eugenia Carbonari Labella, Cruz Roja Española

Comúnmente, oímos hablar del término “estrategia” y de sus acepciones positivas, pero pocas veces nos detenemos a pensar cómo conseguir que dicha estrategia se lleve a cabo.

Si buscamos obtener un resultado eficaz, deberán existir acciones planificadas que nos sirvan para tomar decisiones y, de ese modo, alcancemos los objetivos planteados en un comienzo. Por este motivo, quienes conforman el movimiento nos brindarán las respuestas. Todos y todas, necesariamente, deberán tener un mismo objetivo: Construir el futuro.

Luz Tailén Bolívar forma parte de Cruz Roja Argentina, es voluntaria de la Filial de Tucumán. Su función es contactarse con distintos medios de comunicación, elaborar gacetillas de prensa y comunicados internos. Además, es vocera y capacita voluntarios.

Llegó a la organización acompañando a su amiga a una reunión informativa que se realizaba para convocar nuevos voluntarios. “Ella no quiso ir a la siguiente, y yo me enamoré en ese preciso momento del movimiento”, explica Luz.

 El manejo de los fondos y el alcance de mayores comunidades son los desafíos que Luz cree que el movimiento debe afrontar. “Somos una sociedad fuerte, con mucha diversidad, tenemos que aprovechar eso. Cada filial tiene su fortaleza, es hora de unirlas”.

 De modo que, para que podamos hablar de un movimiento horizontal y libre donde las pautas sean impuestas por las necesidades de la gente y no por las corporaciones que financian el movimiento, todas las voces deben ser tomadas en cuenta.

Analía Chit Neil también de Cruz Roja Argentina (Filial Villa Crespo, Ciudad Autónoma de Buenos Aires) llegó al movimiento “casi por accidente”.

“Llegué para quedarme y estoy encantada de participar en este desafío permanente”.

“Falta comunicación, poca gente sabe las tareas que realiza Cruz Roja, el esfuerzo y la amplitud que comprende” expresa Analía.

 Asimismo, reconoce que aún queda mucho trabajo por delante y que los desafíos a tener en cuenta deben incluir “las masas migratorias, el cambio climático y las tecnologías de la comunicación que paradójicamente nos dislocan cada vez más de nuestro entorno”.

 En consecuencia, el desafío a considerar actualmente, es la optimización de la comunicación para lograr que la Estrategia 2030 brinde a todos la capacidad de crear, actuar y que nadie se quede fuera. De eso de trata, de construir el futuro.

Si cabe en tu mente cabe en tu mundo

Henry Alejandro Cáceres Pilco forma parte de la Cruz Roja Ecuatoriana (junta provincial Pichincha). Actualmente, se desempeña como representante de voluntarios de su junta en la Asamblea Nacional. Este cargo tiene la responsabilidad de recolectar las necesidades e inquietudes de los voluntarios bajo su cargo para, a partir de ellos, generar propuestas que satisfagan esos reclamos y presentarlos a modo de planes, programas o proyectos que el pleno de la Asamblea Nacional se encarga de aprobar.

Henry recuerda que una de las primeras actividades que realizó en el movimiento no salió como esperaba. Por eso, se molestó y comenzó a tratar de manera inadecuada a las personas que se encontraban a su lado.

“Fui a uno de los rincones del salón y me quedé allí. Alguien jaló de mi camiseta y cuando regresé, me di cuenta que se trataba de una niña. Me miró a los ojos y con una sonrisa gigante me dijo “gracias por regalarnos una sonrisa” y me abrazó. En ese momento, sentí como todo ese andamiaje de egoísmo y superficialidad que llevaba encima se desmoronaba y mi única reacción fue sonreírle y abrazarla”.

“Salí del salón y lloré como pocas veces lo había hecho, allí comprendí que me encontraba en el lugar correcto y que lo que quería hacer era ayudar a mejorar tantas vidas como me sea posible, portando el emblema de Cruz Roja”.

“Quince años después sigo aquí con la misma convicción y con los ideales más vivos que nunca”.        

Un abrazo o una sonrisa son a veces recompensa suficiente para alentar a los voluntarios y las voluntarias a continuar con su labor. Querer ayudar sin esperar nada a cambio, en una sociedad consumista y materialista como la actual, no tiene precio.

Una de las problemáticas que Henry destaca es la estructura organizacional del movimiento ya que según expone “es extremadamente burocrática y compleja, con un enfoque vertical que le resta eficiencia y eficacia, por lo tanto, merma el potencial de los técnicos y resta espacios de participación para los voluntarios”.

A pesar de ser parte del órgano de gobierno, Henry indica que jamás se alejó de las acciones operativas. “Estoy convencido de que la única forma de representar adecuadamente a los voluntarios de la institución es estando cerca de ellos, viviendo lo que ellos viven y compartiendo con ellos. No importa que tan difícil se pongan las cosas, nunca perdamos la esperanza y siempre recordemos que “si cabe en tu mente cabe en tu mundo”.

Por una acción humanitaria, ágil, descentralizada, horizontal, dinámica y sobre todo desprejuiciada

A pesar del oscuro panorama en que la población a nivel mundial se desenvuelve diariamente, miles de personas abren su corazón a la ayuda humanitaria. En el anonimato, cientos de personas, como alguna vez Henry Dunant, luchan contra las adversidades que se les presentan en la sociedad que los acoge.

Hoy, las grandes corporaciones están ganando terreno y buscan reemplazar el rol del Estado. Muchas veces, los gobiernos y las corporaciones actúan en contra de los intereses del pueblo, de manera que, la sociedad debe conocer y reconocer cuáles son estos puntos críticos ya que es el pueblo quien tiene el poder de cambiar el rumbo de su destino. Por esto, es necesario que exista una mayor colaboración regional y una red menos jerarquizada de arriba hacia abajo para logar que la acción humanitaria sea ágil, descentralizada, horizontal y dinámica. En este tipo de organización, aquellos que participan en el recorrido, para hacer valer esta acción, puedan hacer valer y dar a conocer sus opiniones y vivencias con respecto al movimiento. Estas acciones otorgarían fluidez a la hora de tomar decisiones y nos colocaría un paso delante de las situaciones, simples o complejas, a las que nos enfrentamos día a día.

Constantemente, nuevos paradigmas nos obligan a crear nuevas formas de pensar el mundo y nuevas soluciones ante los problemas que emergen diariamente. Voces como las de Luz, Analía y Henry, ayudarán a dilucidar y reconocer los conflictos internos en cada Sociedad Nacional, pero esas voces únicamente serán oídas si se agrupan en un gran movimiento, con un sistema de comunicación óptimo, en donde los objetivos se logren con una acción humanitaria, ágil, descentralizada, horizontal y dinámica, pero sobre todo desprejuiciada.

 

 

Programa integral de acogida temporal para solicitantes de asilo, refugio y protección internacional.

María Eugenia Carbonari Labella

Voluntaria de Cruz Roja (Miranda de Ebro, Burgos, España) , Cruz Roja Española